Meletea Libros  |  Centro de Arte y Pensamiento  |  Contratiempo Ediciones  Números Publicados  |  Contacto



 

Dilemas de la comunicación urbana

¿Egon Schiele censurado?

 

Carteles en el metro de Londres | Foto: Internet

 


 

La exposición itinerante de Schiele por las grandes metrópolis de Europa ha levantado polvareda. Dicen los medios de comunicación, que viralizan la noticia y la reproducen acríticamente, que en Londres y en Berlín "prohibieron" los carteles de Schiele por pornográficos. Viena, siguen diciendo los medios, aceptó la faja de censura sobre esos cuerpos que mostraban "demasiado".
 

Nada más absurdo. Y no nos referimos a la censura sino a la interpretación de la misma. Iremos por partes:
Schiele no es un artista pornográfico, nada más alejada la pornografía de su obra. No es Mappletthorpe, por ejemplo. Diriamos que se acerca, con otras técnicas, claro está, más a George Grosz. La obra de Schiele no puede, y aquí que nos disculpen los que no estuvieron en el Leopold Museum o en el Belvedere (o en algunos otros museos mundiales, donde se pueden ver obras aisladas) ser percibida "al paso", como arte urbano o, mucho menos, en la sección imagenes de ningún buscador digital. 
Schiele es un artista místico, altamente erótico pero místico; ese cuerpo que se expone en toda su desnudez cercana al descalabro forma parte de un conjunto en donde, y bien a la manera barroca, el receptor es indispensable para completar la experiencia. Se precisa distancia, contemplación y puesta en juego. El afiche callejero tiende a focalizar, o mejor dicho, trivializar cualquier obra de arte. Es una relación al paso, fugaz, que desmantela aquel efecto casi destructivo que se experimenta delante de autores como el austriaco. Y ese desmantelamiento suele ser nocivo porque es la primera impresión. Como una forma de paraguas protector contra el encuentro verdadero con su obra. Schiele, en esos murales, se convierte en pene, vagina, coito, morbo. En los museos, la percepción es absolutamente diferente: en el trazo trágico, que roza lo paródico a ratos, lo que se vislumbra es esa destrucción de la que estaba saliendo y a la vez entrando Europa y el mundo entero. Y a la vez, la del sujeto moderno.
 

La faja colocada sobre las reproducciones publicitarias de Schiele es antes que nada, una preservación de aquel encontronazo. Plantean a la vez misterio y convocatoria. 

 
 
 

 
   

ARTE Y CRÍTICA

Egon Schiele, el erotismo sagrado

Zenda Liendivit

 

 

Los descubrimientos de Freud, los ecos de Nietzsche, las transformaciones políticas, geográficas y urbanas, y el arte que se subleva y exige nuevas formas: en este contexto de rupturas y transvaloraciones surge en Viena Egon Schiele. Lejos de cualquier armonía clásica, o incluso, lejos de su admirado Gustav Klimt, creador de la Secesión austriaca, el cuerpo de Schiele sale a escena, suspendido en una sexualidad desconcertante, para ofrecerse en una comunión que tiene algo de ritual sagrado. Egon Schiele, como el artista moderno de Nietzsche, a quien lee y admira, tiene la tarea vital de rearmar la multiplicidad moderna en una utópica unidad. Hay peligro de disolución en esos trazos que conjugan la linealidad pura de la nueva era maquinista, las tensiones oscuras del expresionismo y cierta voluptuosidad, ahora extremada hacia el espanto y la estreches, del barroco. Mientras que en éste la exuberancia carnal remite a una trascendencia divina, el temblor de la materia inerte que necesariamente devendrá instante eterno y el éxtasis terrenal que refleja el placer celestial, en Schiele el erotismo constituye una potencia desolada que en nada interrumpe la discontinuidad del ser sino que la ratifica para  extremarla y conseguir el efecto contrario. El cuerpo con órganos, con genitales, con muecas, expresiones asombradas y poses tensionadas, a veces absurdas, a veces demasiado privadas, devela el desamparo que debe ir hasta los límites para renombrar el mundo y por fin poseerlo. Esta transmutación de realidad exterior en realidad subjetiva, propia del expresionismo, está dada a través de una sexualidad explícita que por fuerza propia hegemoniza la escena a la espera del otro, el voyeur ocasional, que a fin de cuentas no será más que el reflejo del artista. La mirada a cámara de los personajes realiza un desplazamiento desde el cuerpo retratado hacia el observador, que de golpe se ve involucrado al mejor estilo barroco, en un contexto que al estar suprimido también se desplaza desde el cuadro a su propio entorno. La suspensión en un fondo monocolor no solo habla de un mundo abolido, el todo por hacer tan propio del espíritu moderno. Los cuerpos de Schiele funcionan como aquel dispositivo que lee Deleuze en la obra de Kafka, esas  construcciones que hacen entrar en vecindad lo que al mismo tiempo extrañan y alejan. Cuerpos en algún punto ajenos a su propia humanidad y siempre a la espera en un tiempo que fluye incesante como el mismo resplandor que los rodea --luz verdadera que embellece a Joseph K con el reflejo de la muerte sobre su rostro y suspensión en la que cae K en su vano deseo por llegar al Castillo. Recién cuando lo otro se resignifica en el yo, cuando ese libertinaje sobre el mundo, sobre el deseo, sobre las pasiones que urgen una representación para sacárselas de encima, se emancipa de la materialidad  (lo que lo libra de la pornografía y de toda posibilidad de realismo), acontece lo que para Schiele es el instante místico de la obra de arte. Lo que lo lleva a afirmar que el arte erótico también tiene santidad y que sus obras tendrían que estar en templos. Un erotismo sagrado, como lo entiende Bataille al afirmar que éste abre a la muerte desde el momento en que la muerte, también, lleva a negar la duración individual. Schiele, como para zanjar las discusiones de su época, concluye que el arte no debe ser moderno sino eterno.

 

El presente texto fue publicado en el libro Obsesiones. Notas sobre Arte y Literatura / Zenda Liendivit (Contratiempo Ediciones, 2017)

   
   
 
 
 

 

© 2000-2018 Revista Contratiempo | Buenos Aires | Argentina | ISSN 1667-8370
Directora Zenda Liendivit

Las notas, artículos, ensayos y fotos que integran tanto la versión digital como los números impresos de Revista Contratiempo pueden 
ser reproducidos en cualquier medio (digital o impreso) siempre que  se citen la fuente y el autor.