COLECCIÓN LITERATURA ARGENTINA

Vida de MONSTRUOS
Espacio, violencia y ficción en
la obra de ROBERTO ARLT
ZENDA LIENDIVIT
Ensayo / 160 págs.
Contratiempo Ediciones
Septiembre 2010

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VIDA DE MONSTRUOS

Espacio, violencia y Ficción en la obra
de
ROBERTO ARLT

Zenda Liendivit

 

INTRODUCCIÓN

Proyectar implica comprometer al tiempo y al espacio en una situación diferente a la actual. Por lo que todo proyecto siempre se refiere a la actualidad con intenciones destructivas. Esta destrucción, sin embargo, es creadora. Así sea una obra de arquitectura o un libro. Roberto Arlt se enfrenta no sólo a una moral (la de la clase media y su oportunidad desaprovechada de ser la protagonista de la historia), sino al modo de administrar el tiempo y el espacio que la sustenta. La lengua oficial, la de la cultura alta, así como los espacios legitimados deben, de alguna forma, mostrar sus límites. La bomba en el City Bank del anarquista Di Giovanni es más directa pero menos efectiva que el proceso de desmantelamiento que él mismo encara con la escritura. La cuestión en Arlt no es la acción (ésta pierde eficacia al ser  llevada a cabo), es el espacio del entretanto, que en sus infinitos recorridos devela la imposibilidad de cualquier palabra última y la ineficacia de las herencias. La ciudad, con sus cambios continuos, surge como metáfora acelerada de esta imposibilidad. La metrópolis moderna jamás tendrá una forma final porque se funda en la transformación como modo de subsistencia y sobre todo de expansión y de colonización (pero tampoco formas tradicionales que respetar o continuar). Ella misma es gasto continuo y muchas veces sin fines últimos. Arlt no radiografía el mal sino sus modos de construcción: la violencia tecnológica de su Buenos Aires es, a la vez, garantía y condena.

 La transformación urbana de Buenos Aires tuvo características particulares durante el proceso de modernización iniciado en las últimas décadas del siglo XIX. La ocupación del suelo, la planificación del territorio así como la administración del tiempo y del espacio se vieron sustentadas por una moral que tenía sus valoraciones y sus modos de acción. Por un lado, la moral burguesa del progreso, el trabajo y las instituciones respetables y por el otro, las formas de exclusión, de represión, de disciplinamiento al diferente o el rebelde y la vigilancia al sexo no legitimado, que se espacializan en zonas bien definidas. Arlt quiebra esta compartimentación a través del Mal. El mal en su obra no circula por los canales habituales –o por lo menos, no es ese mal el que le interesa, aunque se mueva entre proxenetas, asesinos, ladrones, prostitutas y otros desechos sociales- sino que se devela como forma de conocimiento y constituye la sombra del moderno y el espejo deformado de aquella administración. El tema de Arlt es quién tiene la voz (y cuáles son sus modos de circulación) que organiza esta vida moderna, pero también la historia y la actualidad. No se trata de una situación dada, como la legitimación por linaje o por prestigios heredados sino que representa una cuestión de poder (nombrar, construir, fundar, inventar, conocer) que se adquiere siempre de manera violenta. Arlt toma por asalto la cultura oficial –ejerce violencia contra la lengua, condenándola a la mixtura y la indecisión; contra la ciudad, llevándola hacia sus zonas negadas; contra la modernidad y sus valores de eficacia y progreso-, y ese mismo gesto se espeja en el desarrollo metropolitano, en las continuas transformaciones tecnológicas y en los modos en que la ciudad y sus portavoces actúan sobre sus habitantes. La modernidad no sólo suprime de golpe las jerarquías heredadas y naturalizadas sino que visibiliza la violencia a través de dos de sus componentes esenciales: la velocidad (y su derivada, la aceleración) y la necesidad de cambio continuo y el principio de universalización (y su derivada, la normalización). Este proceso, que lo habilita a él mismo, es también contra el que se opone: destruye jerarquías y normas, invierte las valoraciones y violenta el propio tiempo en un juego interminable (e inevitable) de alianzas y traiciones.  

El Mal del lado de la rebelión; el Bien, de la obediencia y la regla, afirma Bataille: Roberto Arlt sigue esta premisa al pie de la letra, la ejerce con la fidelidad de un creyente, la interioriza para devolverla como forma de acceso tanto a la realidad inmediata como también a la actualidad. La nuestra. Todos somos, de alguna manera, sus personajes-monstruos; la ciudad como maquinaria voraz no ha cesado de funcionar, sólo ha modificado, tecnología de por medio, sus modos de acción. El problema evidente que tiene el análisis de la actualidad es precisamente su cercanía con el presente, la imposibilidad de la distancia, el peligro de perderse en construcciones efímeras por esta falta de espacio. Es entonces temporal y espacial. La mirada crítica difícilmente pueda evadir la vista hacia atrás para comprenderla. Develar de nuevo este mecanismo de construcción continua, como lo hizo Arlt con su propia época y con sus propios medios (con los que a la vez él mismo se volvió eternamente actual), es el desafío hasta ahora vacante en el mundo intelectual. Transformar a la actualidad en un mecanismo de lectura y de acceso a la realidad y alejarla de su carácter de producto siempre redituable. Cuánto estamos ligados a un destino y cuántas son nuestras probabilidades de autonomía en un sistema que funciona como una eterna máquina de excluir –aunque ofrezca dispositivos vistosos que vociferan lo contrario– son las cuestiones que se plantea este ensayo  sobre Roberto Arlt. Las transgresiones irreverentes a su época y la desobediencia hacia sus contemporáneos legitimados por las voces oficiales, un atractivo recorrido donde tampoco faltan las voces de Borges, Martínez Estrada, Poe, Baudelaire, Döblin y otros.


IR A LA PÁGINA DE LA EDITORIAL

 


ÍNDICE
CAPÍTULO 1

Ficciones Violentas

Las fuerzas ocultas

Las intensidades malditas

Las estructuras violentas

Irse o matarse  

 

CAPITULO 2

El eje del mal: técnica, mercado y masas

La comunidad de los monstruos

La lengua de Babel.

Pacto con el diablo

 

CAPÍTULO 3

El mecanismo

Las normas de lo real

Literatura y política

Juego de máscaras

He visto morir

 

CAPITULO 4

El territorio de los monstruos

El pensamiento nocturno

El pasado abolido

La novela estallada

Fronteras, bárbaros y héroes 

 

EPILOGO 

El pensamiento espacial

 

APUNTES MARGINALES

Notas sobre Cine y Ciudad

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

Literatura y Política.
La rebelión y la regla (fragmento)

 

     

2000-2010 Revista Contratiempo | Buenos Aires | Argentina
Directora Zenda Liendivit
/