Inicio | N° Publicados | Comunicación | Archivo | Hemeroteca | Fotos | Ciudad

/ BA al rojo vivo

 

ENLACES RELACIONADOS
Posibilidad de una cultura popular
Cultura, Sociedad y Política
Literatura y Cultura
El pensamiento de afuera
Cultura S.A.


 

Nota de Tapa N° 38 / Enero 2007
Entre dioses y bestias
Desarrollar todas las potencialidades humanas era el ideal de la ciudad clásica. Para ello había que tener tiempo libre, para pensar en lo realmente importante mientras los otros, los que no eran ciudadanos o los adeptos al lucro desmedido, trabajaban. La preocupación del hombre por cuestiones tales como la justicia, la belleza, la armonía y el vivir feliz era posible sólo en la ciudad y gracias a una buena educación. Afuera de esa perfecta comunidad quedaban las bestias y los dioses. Más cerca en el tiempo y el espacio, Martínez Estrada entrevió las nefastas relaciones entre la cultura y los poderes de turno. La educación, con sus domesticadores del pensamiento, no haría libre a nadie, todo lo contrario. Los conflictos en la Universidad de Buenos Aires, desatados con violencia el año pasado, y la eterna ineficacia de la Biblioteca Nacional son apenas un par de ejemplos que actualizan aquel Análisis. Mientras el primero sufre un paulatino vaciamiento, el segundo obstaculiza el contacto con las fuentes. Nada de inocente en ambas tareas, desmantelar los espacios de producción y restringir el acceso a lo producido son las mejores armas para generar desaliento en el oficio de pensar. Para alejar esa posibilidad liberadora que siempre resulta peligrosa para todo sistema que no la tenga en cuenta. La educación, la cultura y la ciudad no son temas inconexos. Una política incumbe necesariamente a la otra, la pone en juego, la interroga, obtiene sus beneficios o padece sus consecuencias. Si hay ciudades orientadas al lucro, la especulación y el rédito, ya sea personal o colectivo, seguramente la educación –así como la justicia, la salud, la arquitectura, las relaciones personales y todo lo demás- irá en la misma dirección y sentido. Y ese destino no se torcerá con discusiones inútiles sobre si una Biblioteca debe funcionar como centro cultural de barrio o no; si se debe digitalizar el material o se debe seguir con las fichas y el registro manual; si se va a utilizar un ente estatal para difundir producciones y acrecentar prestigios personales o se abrirá el espacio para elaborar políticas que lo relacionen con el entorno (por no hablar del insólito proyecto del museo del libro, que devendría tan inútil y costoso como el organismo todo). Que el modelo clásico sea en la actualidad impracticable no implica que no fuera cierto. Porque olvidar que sólo se puede ser libre a través del desarrollo del intelecto lleva siempre a diferentes formas de esclavitud o, inclusive, a distinguidas formas de brutalidad. No a mucho más; dioses ya no quedan, se han retirado hace un buen tiempo.
Enero 2007

A NOTAS DE TAPA
A Inicio


2000-2007 Revista Contratiempo | Buenos Aires | Argentina
Directora Zenda Liendivit

/