Inicio | N° Publicados | Comunicación | Literatura | Cine | Apuntes Arte | Libros | Hemeroteca | Fotos | Ciudad | Notas de Tapa

/ BA al rojo vivo

 

Man Ray

Nota de tapa 17 / Año III / Abril - Mayo 2004

Estado y Violencia
Muéstrame por quién llorar
Es un tema muy difícil éste de las tragedias calificadas. Ciento noventa personas masacradas en Madrid, en tres atentados simultáneos, hicieron llorar al mundo entero (al occidental, por supuesto). Cuarenta iraquíes fulminados por misiles norteamericanos apenas es un dato irrelevante en las portadas de los diarios de los útlimos días. Un chico secuestrado y asesinado convoca a 150000 personas en Plaza de Mayo mientras miles de padres viven duelos eternos, sin petitorios, manifestaciones televisadas o cambios legislativos. Tema complicado como pocos éste de ir decretando intensidades, tasando desgracias, iluminando atrocidades seleccionadas. Irritante a veces, no por lo que denuncia sino, justamente, por lo que calla. Al convertir este tipo de crímenes en un suceso extraordinario se corre el riesgo del olvido. Olvido de los miles que lo precedieron y, seguramente, de los que vendrán. Pero principalmente olvido del hilo que los une, que los constituye como eslabones de una misma cadena cuyo origen siempre queda a oscuras, a pesar de las luces mediáticas. Olvido de una continuidad que se actualiza ante cada nuevo asesinato. Más que descabezar cúpulas o aumentar penas carcelarias, habría que reflexionar sobre ese mecanismo que funciona a base de cuerpos destrozados por balas, misiles y bombas pero también por hambre, exclusiones y extrañamientos varios. Mecanismo que escribe una historia sobre estos cuerpos que será al fin de cuentas nuestra propia historia.

Redacción de Contratiempo
/

A Notas de Tapa
A Inicio

 


2000-2004 Revista Contratiempo | Buenos Aires | Argentina
Directora Zenda Liendivit

/